El último buen beso, de James Crumley: el detective obstinado

ortada de El último buen beso, de James Crumley

James Crumley (Texas, 1939-2008) es para muchos una leyenda del género de la novela negra. Con su obra El último buen beso (1978) consigue crear un libro de cabecera para millones de personas y una de las novelas negras con más influencia de todos los tiempos. Ha dado pie a la renovación del género negro norteamericano, influyendo en autores posteriores que han visto en Crumley una referencia a tener muy en cuenta para sus creaciones literarias.

El último buen beso nos sumerge en el Oeste norteamericano de los años 70 de la mano de un tipo sin escrúpulos, C. W. Sughrue. Exmilitar, aficionado al alcohol y a las mujeres, es el perfecto prototipo de detective privado en un Estados Unidos posterior a la Guerra de Vietnam. Un personaje emblemático e inolvidable que nos arrastra hacia lugares escabrosos, pero también hacia el interior de la condición humana. Con el doble matiz de despiadado y divertido, Sughrue lleva al lector a un viaje trepidante, con emociones encontradas.

El personaje de Sughrue se presenta como un detective privado de una población del estado de Montana. Él es uno de esos detectives obstinados que se resisten a abandonar un trabajo una vez que lo ha empezado, aunque no le vaya nada en ello, y sin que él mismo sepa explicar qué motivos le conducen a actuar como lo hace. Combina esta ocupación con el trabajo en un bar de alterne durante largas temporadas. Un día, sus servicios son requeridos para seguir la pista de un escritor de bestsellers que ha desaparecido, Trahaerne. Para ello, debe moverse hasta la Costa Oeste estadounidense, donde lo encuentra en un antro de mala muerte sin mucha dificultad.

Si creemos que la premisa de la novela es esta, nada más lejos de la realidad. El argumento da un giro cuando detective y escritor se hacen compañeros de viaje para continuar con el siguiente encargo que le llega a Sughrue: hallar a Betty Sue Flowers. Esta es una joven enigmática que desapareció hace diez años y de la que apenas quedan pistas. Ambos se embarcan en un periplo que les llevará tras la pista de la muchacha, que cada vez provocará una mayor fascinación en el detective.

Qué podemos esperar de El último buen beso

La trama de El último buen beso avanza entre la frustración y el delirio. Sughrue y Trahaerne deberán enfrentarse a infinitas ramificaciones de un caso que se vuelve en su contra según avanzan las páginas. A la par de la trama principal, como lectores, vislumbraremos cuál es el estado psicológico de una nación que ha vivido de cerca las pérdidas de una guerra, con las pesadillas y sombras que eso conlleva, a través de la aparición de soldados traumatizados o de buscavidas.

El último buen beso destaca por presentarnos a un protagonista rico en matices, con un perfil muy interesante del que analizar sus sombras y sus luces. Es políticamente incorrecto y mordaz, lo caracteriza un evidente cinismo. Los giros de la trama están muy bien trazados, ideados para mantener el interés del lector en todo momento sin perder un ápice de calidad.

La novela negra se funde en ciertos instantes con el más puro estilo de road movie, ya que en su búsqueda los protagonistas recorren buena parte de Estados Unidos. El último buen beso es una novela idónea para los aficionados al género negro más clásico, una vuelta a la tradición a través de una historia que mantiene al lector permanentemente en vilo.

Sin embargo, tiene algunos puntos negros que hacen que pueda no ser del gusto de todos. Como novela tradicional del género negro que es, debe ser ubicada en su contexto para entender el aura machista predominante en sus páginas. Si bien los hombres tampoco salen bien parados, la imagen de la mujer se corresponde con una época en la que no se cuestionaba el statu quo. Por otro lado, el desarrollo de los villanos es escaso en comparación con el complejo y completo perfil de Sughrue.

Pero pese a esos factores que quizá no sean del agrado de todos los lectores, El último buen beso es, posiblemente, una de las mejores novelas negras que se han escrito nunca. A lo largo de la novela, el talento narrativo James Crumley, digno heredero de los clásicos como Raymond Chandler o Ross MacDonald, da varias vueltas de tuerca, hasta cuatro, con sendos giros que sorprenderán al lector más avezado en este tipo de narraciones. Y no solo por la trama policial en sí misma, sino por las complejas relaciones establecidas entre los personajes, todos con múltiples aristas, matices y claroscuros, y que suman un enorme interés a esta novela, de factura impecable y con un ritmo impresionante.

El último buen beso. James Crumley. RBA.

Rate this post

Acerca de Jaime Molina

Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

El Tercer Policía fue la segunda novela escrita por el irlandés Flann O’Brien. Nunca la vio publicada en vida. Ningún editor la aceptó, tal vez porque en el momento de su creación, 1940, la temática y las formas utilizadas por O’Brien no cabían en un tiempo de guerra. Sin duda, Flann O’Brien fue víctima de su tiempo y de su genialidad. Un genio incomprendido Aunque la literatura –y el arte- está llena de genios incomprendidos, tal vez Flann O’Brien sea uno de esos escritores de los que tan solo conocemos la punta de un iceberg creativo del que ya nunca podremos saber su alcance. La única novela que publicó en su vida, que fue la primera que escribió, En-nadar-dos-pájaros, vendió solo unos cientos de ejemplares. Ahora, esa novela es una obra de culto, como lo es El Tercer Policía o La boca pobre, todos libros desechados en su tiempo. ¿Por qué esta incomprensión? Flann O’Brien no es un escritor fácil de leer. Sus novelas –y El Tercer Policía es buena prueba de ello- exigen al lector un paréntesis de verosimilitud. Sus libros suponen una imposibilidad de identificarse con cualquier situación o personaje de la obra. Todo el texto se halla volcado hacia la imprevisibilidad y la sorpresa. ¿Quiere esto decir que las novelas de Flann O’Brien son un rompecabezas? No. Por ejemplo, El Tercer Policía ofrece una lógica implacable que va llevando al lector de una escena a otra sin solución de continuidad. Todo es normal, todo obedece como a un orden preestablecido. Lo que sucede es que esa lógica y esa normalidad son la lógica y la normalidad de los sueños. Un mundo lleno de bicicletas El Tercer Policía es, en el fondo, un thriller. Hay un asesinato: lo dice el protagonista, narrador de la historia, asesino confeso que se encuentra y habla con su víctima cuando ésta ya lleva muerta un tiempo. Y hay policías. Policías que no se ocupan de asesinatos, sino de mantener a raya un mundo que se desboca por culpa de las bicicletas. Dentro de El Tercer Policía hay un submundo de policías pendientes de los incesantes robos de bicicletas que hay en la comarca. Nuestro protagonista, cuyo nombre se le ha olvidado incluso a él mismo, se encuentra medio recluido en una comisaría solo por el hecho de carecer de nombre, porque las únicas denuncias que se reciben en esa comisaría giran alrededor de las bicicletas. De ahí que nuestro protagonista cohabite en una celda con una bicicleta detenida por robo, o que desde el ventanuco de la estancia vea un patíbulo que sirvió para ahorcar a una bicicleta, autora espiritual de un repugnante asesinato. Entendemos que esta rápida ojeada a El Tercer Policía pueda espantar al lector, pensando que estamos ante una novela sin pies ni cabeza, pero nada estaría más lejos de la realidad. Flann O’Brien fue uno de los escritores más imaginativos del siglo XX. Y también de los más humorísticos. Flann O’Brien y el humor Uno se quiere imaginar a Flann O’Brien acodado en un pub, con unas cuantas pintas ya vacías delante de él, contándonos una historia. Era un gran contador de historias. Como no pudo dedicarse a la literatura, trabajó como periodista, pero incluso así sus escritos se salían de la normalidad. Tenía una envidiable facultad para extraer humor de cualquier situación. Leer a Flann O’Brien es, literalmente, reírse casi todo el tiempo. Y todo gracias a su infinita imaginación, a sus salidas de tono, a sus sorprendentes giros argumentales, a su mirada tan irlandesa, tan cargada de cerveza negra, de miseria y de socarronería. Todo esto se refleja en una extraordinaria frescura, en unos textos ingeniosos, dinámicos, amenos, escritos desde una perspectiva limpia de las cosas, como si nada pudiera hacer daño en el mundo. Flann O’Brien tenía un gran poder de convicción. Era capaz de convencernos de que eso que estamos leyendo, que no deja de ser un disparate, es sumamente divertido, e imaginativo. En definitiva, que nosotros como lectores estamos asistiendo a una fiesta en la que afortunadamente hemos sido invitados. Un científico llamado De Selby Además, El Tercer Policía nos reserva una de las situaciones más divertidas que recuerdo en toda la historia de la literatura. Nuestro protagonista –que es un chaval- se mete en mil y un líos por un solo motivo: quiere dedicar su vida entera a estudiar la obra de un gran científico llamado De Selby. Las ideas de De Selby trufan toda la novela, aparecen cuando menos lo esperas. Es imposible trasladar al lector de esta reseña la pasmosa sensación que queda cada vez que aparecen las teorías de De Selby. En realidad, no tendrían que aparecer en la obra, puesto que nada aportan a su trama. Pero es que De Selby, a pesar de que solo se refieren a él, es el gran protagonista de El Tercer Policía. Sus locos pensamientos son el eje central de una idea que –estamos seguros- quiso imponer Flann O’Brien en esta novela y que podría acuñarse en una frase: Créete todo lo que aquí hay escrito porque saldrás beneficiado. De ahí que casi terminemos creyendo, gracias a De Selby, que el planeta Tierra tiene forma de salchicha, o que la experiencia humana es una sucesión de experiencias estáticas, cada una infinitamente breve, o que la noche está causada por acumulaciones de “aire negro” producidas por ciertas perturbaciones volcánicas. El sueño lo define como una mera sucesión de pérdidas del conocimiento producidas por un estado de asfixia ligera. Nada escapa a la formidable inteligencia alucinatoria de De Selby, que tiene la virtud de que los humanos terminemos creyendo que somos pequeños imbéciles frente a su infinita sabiduría Un fragmento con los apologistas de De Selby No quisiera terminar esta reseña sin reproducir un pasaje de El Tercer Policía relativo a De Selby. Porque no solo son importantes los pensamientos del gran hombre, sino también de las decenas de hagiógrafos, críticos, comentaristas y entusiastas de su obra, que terminan por redondear esta soberbia broma que Flann O’Brien nos tiene reservada en esta novela: El lector estará con toda seguridad familiarizado con las tormentas que se han abatido sobre el códice De Selby, el más perturbador de todos sus textos ológrafos. El Códex (nombre que Basset fue el primero en emplear) es una colección de dos mil páginas de papel tamaño folio con una apretada escritura manuscrita por ambas caras. La principal distinción del manuscrito es que ninguna de sus palabras es legible. Varios comentaristas han intentado descifrar algunos pasajes que parecen menos impenetrables que otros y se han destacado por las fantásticas divergencias no sólo en el significado de esos pasajes sino por los absurdos que exponen. Mientras que Basset describe un pasaje como ‘un tratado penetrante sobre la vejez’, Henderson (biógrafo de Basset) se refiere al mismo como ‘una descripción no carente de belleza del parto de las ovejas en una granja no especificada’. Hatchjaw, mostrando posiblemente más astucia que perspicacia escolástica, presentó de nuevo su teoría sobre la falsificación de los textos y expresó su asombro ante el hecho de que algunas personas inteligentes hubieran podido engañarse por ‘un fraude tan burdo’. Un curioso contratiempo surgió cuando, desafiado por Basset a que demostrara con hechos esa arrogante afirmación, Hatchjaw mencionó, como sin dar demasiada importancia al asunto, que once páginas del texto estaban todas numeradas con el número 88. Cogido indudablemente por sorpresa, Basset efectuó una verificación por su cuenta y no pudo encontrar en su ejemplar ninguna página marcada con dicho número. La discusión posterior reveló que ambos comentaristas afirmaban tener en su posesión ‘el único códice auténtico’. De dar crédito a Krauss, el misterioso filósofo de Hamburgo, la obra que lleva el portentoso título de ‘Códice’ no es más que una colección de máximas en extremo pueriles sobre el amor, la vida, las matemáticas y otros temas similares, expresadas en un inglés deficiente y gramaticalmente incorrecto, que carece por completo de la reconditez y el hermetismo característicos de De Selby. Hatchjaw observó secamente en un artículo de prensa que la aberración de Krauss se debía a la confusión sufrida por aquel extranjero en relación a las palabras inglesas Code (código) y Codex (códice) y expresó su intención de publicar un ‘breve folleto’ para desacreditar de manera eficaz la obra del alemán y todos ‘los fraudes y disparates’ semejantes. La obra no llegó a aparecer, lo que se atribuye a maquinaciones de Krauss en Hamburgo y al hecho de que el pobre Hatchjaw fue detenido una vez más, en esta ocasión por denuncia de sus propios editores, quienes lo acusaron de haber sustraído ciertos accesorios de una mesa de trabajo en la oficina de la empresa. El juicio se pospuso y posteriormente fue sobreseído por la no comparecencia de algunos testigos innominados residentes en el extranjero. Es probable que el tiempo o la investigación arrojen nuevas luces sobre ese documento imposible de leer y del que existen, por lo menos, cuatro ejemplares, todos igualmente indescifrables, del que cada uno de los propietarios afirma tener el original auténtico… Flann O’Brien en estado puro: imaginación, amenidad y humor. No se lo pierdan, cualquiera que sea la obra de él que escojan. El Tercer Policía. Flann O’Brien. Nórdica

El Tercer Policía, de Flann O’Brien: La imaginación incomprendida

El Tercer Policía fue la segunda novela escrita por el irlandés Flann O’Brien. Nunca la …

Deja una respuesta