Contrapunto, de Aldous Huxley: los vaivenes del universo social

El contrapunto es una técnica de composición propia del campo de la música, cuyo fundamento es la generación de un equilibrio armónico mediante la conjunción de voces diferentes. En su novela Contrapunto, Aldous Huxley trasladó esta técnica al ámbito literario mediante la narración de acciones y sucesos paralelos propios de personajes e historias diferentes.

De la música al vaivén social

De acuerdo con el mismo Aldous Huxley, la novela Contrapunto fue concebida como un entrecruzamiento narrativo que tenía el objetivo de plasmar en lo literario las variaciones, tonos, transiciones y vaivenes de la música, pero concentrando todo en un armónico abanico de reflexiones y miradas sobre las personas y, sobre todo, la sociedad (o sociedades) contemporáneas.

A partir de la descripción y abordaje de tres personajes (Maurice Spandrell, Philip Quaries y Mark Rampion), el autor despliega una constelación de juicios y descripciones sobre una sociedad inglesa en donde la inmediatez y el sinsentido parecen ser algo más que una excepción a la norma.

Contrapunto no es una novela similar a las demás, pues está desarrollada a través de un gran número de diálogos, monólogos y soliloquios, en donde cada uno de los personajes se convierte en narrador, analista, juez, espectador o actor de un universo en el que van describiéndose a sí mismos al tiempo que explican y reflexionan sobre aquellos que se encuentran a su alrededor y sobre los elementos en los que se hallan inmersos.

La sociedad inglesa desmenuzada en esta obra es la perteneciente al periodo de entreguerras, lo cual convierte al texto en una forma de novela ensayística o ensayo novelístico. Se presenta una crítica a la dinámica social de ese tiempo mediante temas como el amor, la literatura, la política, las intermitencias del arte, los vaivenes del movimiento social en general y las peculiaridades de las distintas clases sociales.

Los recursos de la obra

El punto más característico de la novela es la ausencia de acción. De ahí que podamos afirmar que Contrapunto es un ensayo novelístico o una novela ensayística, pues los personajes poco o nada hacen para salir de su espacio, de su instante, aunque ello no evita que un lector atento se traslade al tiempo y espacio de los escenarios descritos y vividos en cada página.

A pesar de esta aparente inmovilidad, Aldous Huxley introduce un elemento fundamental para coordinar el contrapunto: el asesinato del político Everard Webley.

El crimen, al mismo tiempo asumido como clímax de la partitura musical, pero también como la variación tonal de una melodía de insospechada cadencia, es lo que termina por vincular las existencias de los tres personajes principales, los cuales se acompañan por otros igualmente interesantes y llenos de matices como el pintor John Bidlake, Elinor, la esposa de Philip, y Lucy Tantamount, mujer de cuerpo y ánimo hedonista a ciegas.

Además de los recursos ya descritos, Huxley utilizó la técnica narrativa fundamentada en el narrador omnisciente, lo que posibilita el acercamiento profundo a cada uno de los sucesos y personajes abordados. Por otro lado, la variedad de matices y la complejidad de los personajes derivan en una dificultad de vocabularios e ideas. Estas se plasman en casi 600 páginas estructuradas en 37 capítulos, cada uno de los cuales posee dos o tres partes en donde se desarrollan los distintos movimientos de los personajes.

Todo pasa en una velada, pero la multiplicidad de personajes que transitan por la obra, el continuo entrecruzamiento de historias, de tiempos y de espacios, son los que generan esa sensación de fuga literaria, de saltos sucesivos que convierten la novela Contrapunto en una obra compleja y rica, sin duda alguna, una obra fundamental para entender la literatura universal contemporánea.

Aldous Huxley fue, sin duda, uno de los creadores más inteligentes e interesantes de toda una época, y sus novelas siguen siendo, hoy en día, un referente básico. Pocos escritores han descrito de una forma tan implacable, lúcida y crítica la sociedad de su tiempo, y muy en especial la clase media alta. Günter Blöcker, que conocía a fondo de la literatura contemporánea europea, describió así a Aldous Huxley:

“Ese cínico divertido que tostaba a la sociedad inglesa de la posguerra en el fuego de su ironía”.

Contrapunto. Aldous Huxley. Edhasa.

5/5 - (1 voto)

Acerca de Jaime Molina

Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

J M Coetzee

Vida y época de Michael K, de J.M. Coetzee: un hombre en busca de su libertad.

Sin duda alguna, la libertad es el tema central de Vida y época de Michael …

Deja una respuesta