El Pentateuco  de Isaac, de Angel Wagenstein: una novela tragicómica

Portada de El Pentateuco de Isaac-Angel Wagenstein

Muchas veces, lo que nos permite hacer frente a una situación adversa es tratar de encontrar lo bueno o cómico entre lo desafortunado. Tanto en el cine como en la literatura, podemos encontrar numerosos ejemplos de esto. La esperanza y la comedia son formas de atenuar o eludir una realidad que nos sobrepasa.

Una más que plausible realidad convertida en ficción

El Pentateuco  de Isaac es una muestra de ello. Publicada a finales de los noventa, está historia nos narra, como bien dice su subtítulo, el viaje de Isaac a través de dos guerras, tres campos de concentración y cinco patrias.

El protagonista es un sastre judío nacido en un pueblo de Galitzia que a principios del siglo XX formaba parte del Imperio austrohúngaro (en la actualidad, el territorio se encuentra entre Polonia y Ucrania).

El viejo Isaac le cuenta su vida al narrador. Cómo fue que, tras la muerte del emperador Francisco Fernando, fue llamado al ejército y regresó a casa con otra nacionalidad. Pasa por la URSS, el Tercer Reich y termina en Austria. Vivir en dos campos de concentración y sobrevivir a un gulag en Siberia podría llevar a cualquier persona a los bordes de la locura y la desesperanza. Pero este no es el caso del viejo sastre.

El humor en El Pentateuco  de Isaac

Por medio de sus bromas y anécdotas, conocemos un poco más en detalle los horrores de la guerra, la experiencia de la pérdida de la patria natal y las convulsiones sociales y políticas de la primera mitad del siglo XX.

Aunque El Pentateuco  de Isaac no es una biografía, podría categorizarse dentro del género de la auto-ficción, pues no cabe lugar a duda de que muchos de los pasajes están inspirados en la experiencia de Angel Wagenstein. Si bien el autor puede hacer uso de diversos recursos narrativos para dramatizar algunos pasajes, o bien para elaborar los diálogos divertidos y sarcásticos que le otorgan ese toque humorístico a esta obra, su contacto con la realidad parece estar directamente ligado al autor a través de su experiencia personal o la de sus familiares, amigos y conocidos.

Los dichos y bromas en torno a la comunidad judía son parte del sello distintivo de esta obra y constituyen su hilo conductor para hacernos reír al mismo tiempo que nos relata una realidad sobrecogedora.

De los guiones a la novela

Angel Wagenstein tiene un estilo muy particular. Su faceta como literato es más bien tardía; y su narrativa está impregnada de descripciones sumamente visuales que transmiten un ambiente vívido y estremecedor.

El lector puede recrear los ambientes y escenarios con facilidad usando su imaginación gracias a la precisión de sus exposiciones. Probablemente, su capacidad de recrear imágenes y transmitirlas con fidelidad se deba a su trabajo como guionista. Sin duda, se trata de un escritor visual.

El Pentateuco  de Isaac: sobre la vida de Isaac Jacob Blumenfeld durante dos guerras, en tres Campos de concentración y en cinco patrias fue su primera novela y el inicio de una trilogía que narra las peripecias de los judíos en la Europa del siglo XX. La novela podría relacionarse con muchas otras de autores contemporáneos marcados fuertemente por la guerra que tanto influyó en su escritura.

La escritura como terapia

La búsqueda de la patria o la identidad tras una división y un desplazamiento geopolítico son tópicos recurrentes y que marcan en profundidad El Pentateuco  de Isaac y otras obras. Angel Wagenstein da un giro a este tipo de narraciones, que tienden a ser melancólicas y sombrías, con el uso de la comedia. Tal vez lo haga de forma terapéutica, o como medio de defensa psicológica para sobrellevar experiencias vitales tan traumáticas como los campos de exterminio y trabajos forzados. Este tono satírico o burlón puede ser el principal diferenciador con respecto a otras novelas que tratan temas similares. Sin duda, se trata de una lectura obligatoria para entender estas experiencias.

El Pentateuco  de Isaac. Angel Wagenstein. Libros del asteroide.

5/5 - (1 voto)

Acerca de Jaime Molina

Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014), Días para morir en el paraíso (2016) y Camino sin señalizar (2022).

Check Also

El cielo protector, de Paul Bowles

El cielo protector, de Paul Bowles: un viaje hacia el interior a través del desierto

El cielo protector, de Paul Bowles, es una novela en donde seguimos a tres personajes que viajan al Sahara africano, aunque el viaje real es en su interior

Deja una respuesta