Balún Canán, de Rosario Castellanos: panorama de la marginación.

Portada de Balún Canán-Rosario Castellanos

Balún Canán, de Rosario Castellanos, fue el debut de la autora como novelista y tiene un indudable trasfondo de crítica social al exponer la situación del pueblo indígena en la región de Chiapas.

El título de Balún Canán se debe a que este era el nombre en idioma maya antiguo y tzeltal con el que antiguamente se conocía a la población de Comitán del estado mexicano de Chiapas, población en la que precisamente se desarrolla la trama de esta novela. Aunque Rosario Castellanos nació en Ciudad de México, creció en la hacienda que tenía su familia en Comitán, donde permaneció hasta la muerte de sus padres, siendo ella todavía muy joven.

La novela relata la historia del dueño de una hacienda en Chiapas, México; llamado César Argüello, quien a través de los sesenta y seis capítulos de la obra, ve cómo su trayectoria como terrateniente va en decadencia, debido a la implementación de las leyes de reforma agraria que se dio a cabo durante el gobierno presidencial de Lázaro Cárdenas.

Debido a estas leyes, los hacendados y dueños de tierra, son obligados a velar por la formación académica primaria de los hijos de sus trabajadores.

Luego de que algunos indígenas se rebelaran inconformes en contra sus patrones, el indio, mano derecha del capataz de la familia Argüello, es asesinado por ellos, así como también el hijo del mismo, presuntamente por venganza, consecuencia de un historial de años de maltrato por parte de los hacendados a los niños indígenas.

Los eventos de violencia y venganza, desatan las reacciones de otros personajes secundarios atrapados en una trama en la que hay un claro enfrentamiento de clases y poder.

Balún Canán, tiene una estructura de tres partes, la primera y la última narradas por una niña de siete años, la hija de uno de los terratenientes; por su parte, el relato entre esas dos, lo lleva un adulto, con un una perspectiva un poco más consciente, en donde se evidencia el maltrato a los indígenas obreros de las tierras,  las condiciones infrahumanas en las que los hacendados los hacían trabajar y los eventos violentos.

La novela de Rosario Castellanos, como muchas otras relacionadas con la Revolución Mexicana, se considera como “indigenista”, puesto que explora el mundo de enfrentamientos entre los terratenientes y el pueblo indígena.

Balún Canán, resalta las injusticias que se llevan a cabo por la inmensa brecha de las clases sociales, la marginación y discriminación de minorías como los indios, que desde tiempos de la colonia, parecen representar una comunidad esclavista y obrera, desde el punto de vista de los ladinos.

Por la narración de la niña de siete años, quien cuenta la historia de la primera y tercera parte de la obra, se presume que exista un conato de género autobiográfico, ya que el momento histórico en la que se desarrollan los eventos, coincide con la infancia de la autora, quien a través de su narrativa, parece mezclar un relato básico y lineal, contrastado con un discurso relacionado a lo espiritual. Probablemente se trate de su alter ego.

La parte de la historia que parece predominar es la visión de los indios, sustentada con el argumento de que son los indígenas quienes terminan venciendo al régimen que los oprime y los explota. De igual manera, la autora coquetea con ciertos aspectos míticos mayas, que incorpora a la historia entrelazando el contexto histórico con el contexto místico y la fe.

La narración de la niña en Balún Canán, se construye de a poco con una identidad femenina desde la inocencia, que no precisamente es parte de los indios, pero al parecer tampoco de los blancos; y por no sentir pertenencia en ninguno de los bandos, se adueña de la trama, de la historia y la narrativa.

Los conocedores de la literatura Latinoamericana, definitivamente ubican Balún Canán, de Rosario Castellanos, dentro del género autobiográfico, indigenista y también feminista, que propone un nuevo orden, una nueva estructura social para darle voz a los marginados y discriminados por género o raza, que podría pensarse se quedó adherida a aquel momento histórico y aquel contexto político, pero que al parecer, se mantiene vigente a la época.

Es un retrato de una realidad agraria de los años cincuenta, que resulta lamentablemente, fácil de asociar a la situación actual de los sectores rurales y agricultores de Latinoamérica y otros continentes.

Sin duda Rosario Castellanos, expresa a través de su narrativa, un reflejo propio de una identidad femenina que marcó su vida con conciencia social, influenciando su método de escritura a través de la novela.

Balún Canán. Rosario Castellanos. Fondo de Cultura Económica.

Rate this post

Acerca de Jaime Molina

Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

Balcones de Madrid durante la pandemia

Volver a dónde, de Antonio Muñoz Molina: de nostalgia, melancolía e incertidumbre.

Volver a dónde, el nuevo libro de Antonio Muñoz Molina, presenta una mirada lúcida, certera …

Deja una respuesta