El resplandor, de Stephen King: el terror humano y sobrenatural

Portada de El resplandor, de Stephen King

El resplandor tiene el honor de ser reconocido como uno de los libros más emblemáticos del autor estadounidense Stephen King, en cuya obra se encuentran otras muchas piezas famosas como «Carrie», «It», o «Misery», por citar solo algunos ejemplos. Su excelente apelación a los elementos del género de terror lo han llevado a ocupar un lugar de honor entre otras historias trascendentales, como el «Drácula» de Bram Stoker o «El gato negro» de Edgar Allan Poe.

En este libro, que ya es un clásico del terror, Jack Torrance (un exprofesor alcohólico que lucha contra la adicción) lleva a su esposa e hijo al Overlook, un siniestro hotel que permanecerá cerrado durante la estación invernal, para aprovechar la oportunidad laboral de ser cuidador. El aislamiento cobra factura, así como los fantasmas del hotel, que poco a poco reclaman la cordura del protagonista.

El terror humano: las adicciones

Para los lectores que no disfrutan lo fantasioso, no hay motivo de preocupación, El resplandor ofrece una mirada horrorosamente real. Aunque el descenso a la locura de Jack Torrance parece causa del hotel, lo cierto es que su lucha contra las adicciones también juega una importante parte, demostrando qué tanto se deja la humanidad atrás cuando los vicios toman el volante de la vida.

Torrance pierde el control en el Overlook, pero no se debe olvidar que ya antes había herido a su hijo sin más detonante que el alcohol. El trabajo del hotel ha consistido en aprender de sus debilidades previas y sacar provecho de ellas.

El terror sobrenatural: El Overlook

Aunque Jack Torrance pareciera el villano, la verdad es que él solo es una víctima utilizada por el verdadero antagonista: el hotel. Durante siglos, los lugares aterradores han sido utilizados como escenario común para las historias de miedo, ofreciendo una atmósfera viciada en consonancia con los hechos terribles de la trama; pero Stephen King va más allá, otorgándole al Overlook una especie de retorcida conciencia.

Su influencia no solo afecta a los habitantes, sino que almacena el dolor ocasionado a lo largo de su historia. Es así como este libro ofrece una variedad de grotescos fantasmas morando en las habitaciones, imágenes que el hijo de Jack (Danny) ve y, que al igual que al lector, lo persiguen durante el resto de las páginas.

El terror de la escritura: Stephen King

A pesar de ser apenas su tercera novela, es evidente que la narración de Stephen King ya estaba consolidada para este punto. Diseña una historia que a pesar de su extensión no aburre un segundo, y en donde cada frase incrementa la tensión.

Para consolidar el suspenso hay un aspecto clave: la separación de historias. Por un lado, vemos a Jack, a quien el hotel le ofrece imágenes agradables de alcohol y fiestas, tentándolo. Por el otro, está Danny, quien con su «don» distingue a los fantasmas en el hotel y se da cuenta de su verdadera maldad. El juego doble revela cómo los hilos se cierran alrededor de los personajes.

La anticipación también es una jugada maestra del escritor. Desde el inicio, hay pequeñas pistas de cómo acabará la historia, lo que tensa al lector y deriva en un final muy bien construido, tal vez uno de los mejor logrados por Stephen King.

Dejarse llevar por el terror

Como curiosidad, comentaré, para quienes no han leído El resplandor pero sí conocen la adaptación cinematográfica, que hay bastantes diferencias, algunas muy significativas entre la historia narrada en la novela y la película. No en vano, es de sobra conocido que Stephen King repudió la adaptación de Stanley Kubrick.

Mi opinión es que cada una de las obras tiene su interés, si bien, como adaptación, El resplandor de Kubrick se toma ciertas licencias que entiendo que no gustaran a Stephen King, pues se salen por completo del enfoque dado por el escritor y reinterpretan ciertos pasajes de la novela.

Entre lo psicológico y lo sobrenatural, los espeluznantes fantasmas y el estilo ágil de Stephen King, se unen para formar un libro clásico, e imprescindible para conocer al maestro del terror moderno. El resplandor imprime un ambiente pesadillesco muy bien logrado, algo que hay que reconocer que la película de Stanley Kubrick sabe traducir magníficamente a imágenes pues, de hecho, también se convirtió en un básico del cine de terror. Sin duda, una lectura a la cual hay que darle la oportunidad.

El resplandor. Stephen King. Debolsillo.

4/5 - (1 voto)

Acerca de Jaime Molina

Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014) y Días para morir en el paraíso (2016).

Check Also

El astillero

El astillero, de Juan Carlos Onetti: el regreso a ninguna parte

Un hombre exiliado hace cinco años camina nuevamente por las calles de Santa María. Unas …

Deja una respuesta