Ella entró por la ventana del baño, de Élmer Mendoza: de amor y violencia

Portada de Ella entró por la ventana del baño

Ella entró por la ventana del baño (2021) es la última novela del autor mexicano Élmer Mendoza, quien ofrece de nuevo una historia intrigante y repleta de emoción.

El protagonista de Ella entró por la ventana del baño es un viejo conocido para los lectores de Élmer Mendoza: el detective Edgar “el Zurdo” Mendieta.

Para quien no lo conozca, el Zurdo Mendieta trabaja en la Policía Ministerial del Estado en Culiacán, Sinaloa, México. Los casos que ocupan al Zurdo Mendieta suelen estar relacionados con los narcos, a los que aborrece con toda su alma.

Élmer Mendoza continúa siendo fiel a sí mismo en Ella entró por la ventana del baño. Su nueva novela es precisa y evocativa y tiene el poder de transportar al Culiacán más macabro a partir de un texto pleno de detalles y una narrativa cambiante y cuidada hasta el más mínimo detalle. La prosa de Mendoza se caracteriza por la concisión, pero sin sacrificar ni la belleza ni la poesía en la descripción tanto de los escenarios como de los distintos personajes de la obra.

En esta ocasión, Élmer Mendoza vuelve a destacar por su habilidad para crear ambientes de violencia y corrupción. Y lo hace en su ciudad natal, Culiacán. Su uso de la descripción detallada y la ambientación ayuda a crear una sensación de realismo y autenticidad en sus historias, lo que atrae a los amantes de la buena literatura y los sumerge de lleno en la trama.

El Zurdo Mendieta, protagonista de  de Ella entró por la ventana del baño

Ella entró por la ventana del baño es un claro ejemplo de buena novela policíaca mexicana: estilo noir y ambientación en un mundo de violencia y corrupción, un detective y numerosas personas inmersas en el mundo criminal que luchan contra el mal y la injusticia. La obra destaca por un estilo literario marcado por la precisión y la evocación, por una prosa detallada y por la gran variedad de personajes muy bien desarrollados.

El personaje principal, el Zurdo Mendieta, es un hombre inteligente y astuto que se esfuerza por resolver el caso a pesar de las dificultades que se le presentan. Su carácter es complejo y está lleno de matices, lo que lo hace muy humano y creíble. A medida que la historia avanza, el lector se dará cuenta de que Mendieta no es un héroe perfecto, sino un hombre con sus propios problemas y debilidades al que no le quedará más remedio que afrontar lo inevitable.

Argumento de Ella entró por la ventana del baño

En Ella entró por la ventana del baño hay dos tramas paralelas cuyo protagonismo recae sobre el personaje principal, el detective Edgar Mendieta.

Por una parte, el Zurdo es requerido por un viejo empresario enfermo y desahuciado por los médicos, Ricardo Favela, que le pide algo realmente complicado: encontrar a una mujer con la que mantuvo una relación amorosa hace más de veinte años y que lo dejó marcado.

El problema radica en que Favela no tiene pistas sobre su posible paradero, y ni siquiera sabe su nombre. Todo lo que sabe de ella es que un día entró en su casa por la ventana del baño huyendo de la policía y que, a partir de ese día, tuvieron una serie de encuentros pasionales hasta que, simplemente, ella dejó de ir a verlo.

Cuando Mendieta le pregunta si recuerda al menos el día en que dejó de verla, el viejo le responde que ese fue el mismo día en que lamentó haber nacido. Favela apremia a Mendieta para que le encuentre a esa misteriosa mujer. Los médicos no le han dado más de una semana y él no quiere morirse sin haber vuelto a ver al amor de su vida.

La segunda trama se centra en Sebastián Salcido, alias el Siciliano, exmilitar que acaba de salir de la cárcel después de pasar más de dos décadas en prisión. Es el líder de un despiadado grupo de exmilitares dedicados al narcotráfico.

Nada más salir, Salcido actúa con furia y planea vengarse contra todos los que colaboraron en su detención. La misión de Mendieta será atraparlo y evitar una escalada de violencia, pero muy pronto descubrirá que Salcido es un rival muy peligroso y, lo que es peor, que cuenta con el apoyo no solo del grupo paramilitar a sus órdenes, sino que goza de la simpatía del propio ejército, que se niega a colaborar en su detención.

Para acabar con la amenaza de un sujeto tan peligroso, Mendieta solo cuenta con un puñado de policías fieles y ninguna ayuda del ejército, que considera a Salcido como uno de los suyos.

Para tratar de detener a Salcido, Mendieta se ve obligado a tratar con Samantha Valdés, jefa del cártel del Pacífico y amiga del Zurdo. Esta decide ayudar a Mendieta no solo por razón de amistad, sino porque sabe que el Siciliano es un rival y un competidor al que le interesa quitar de su camino.

De hecho, el cártel del Pacífico tiene cuentas pendientes con el Siciliano. De esta forma, se inicia una curiosa alianza entre el  detective y el cártel del Pacífico. Una situación peculiar en la que la policía ha de echar mano de otro grupo delictivo que hace reflexionar con amargura a Mendieta a quien se le plantea un dilema moral con el que tiene que aceptar cediendo para evitar un mal mayor.

La narración nos muestra violentos enfrentamientos y acciones que deben producirse para poder detener a alguien que no duda en acribillar a sus contrarios. La ferocidad de los enfrentamientos armados es de tal envergadura, que muchos inocentes mueren, e incluso a los heridos se les dan tiros de gracia. Se nos presenta una ciudad de Culiacán que por momentos permanece controlada por grupos violentos, y con los habitantes de Culiacán como sufridos espectadores.

Pero el tiempo apremia. El Zurdo recibe las amenazas del Siciliano, que jura matarlo a él y a su familia  si insiste en continuar con el caso. Mendieta se siente abrumado y tiene que recurrir a cualquier ayuda que le sea útil, desde policías torturadores a los grupos armados de los narcos. Su fiel ayudante, Gris Toledo, pese a estar de baja por maternidad, también lo ayudará en las dos investigaciones que mantiene en paralelo.

Una visión pesimista del mundo

Élmer Mendoza nos transmite en Ella entró por la ventana del baño una visión pesimista del mundo a través de su protagonista. En una de esas ocasiones, El Zurdo menciona a Julio Verne de esta manera:

«Julio Verne dijo que la sociedad nunca retrocede, ¿ustedes lo creen? Porque yo no. Si ardió Troya, ¿por qué no habría de arder Culiacán?»

Y en esta otra cita menciona a Juan Rulfo:

«Recordó a Juan Rulfo y supo que era cierto, que había rencores para siempre, negros y pegajosos, agazapados o evidentes, malolientes e inquietantes, y le quedó un poco más claro por qué Pedro Páramo era un rencor vivo.»

De igual forma, Élmer Mendoza se muestra contundente cuando describe la fuerza y persistencia del odio:

«Hay delitos que prescriben. Pero el odio jamás y muchos lo conservamos indefinidamente, aunque sepamos controlarlo.»

Pero Ella entró por la ventana del baño no es solo una novela sobre violencia y muerte, también trata del amor y la pasión. De hecho, el zurdo Mendieta tendrá que lidiar con la violencia y la pasión para intentar no quedar atrapado en la vorágine que le rodea.

Ella entró por la ventana del baño. Élmer Mendoza. Alfaguara.

Rate this post

Acerca de Jaime Molina

Licenciado en Informática por la Universidad de Granada. Autor de las novelas cortas El pianista acompañante (2009, premio Rei en Jaume) y El fantasma de John Wayne (2011, premio Castillo- Puche) y las novelas Lejos del cielo (2011, premio Blasco Ibáñez), Una casa respetable (2013, premio Juan Valera), La Fundación 2.1 (2014), Días para morir en el paraíso (2016) y Camino sin señalizar (2022).

Check Also

Retrato de Ralph Ellison

El hombre invisible, de Ralph Ellison: la lucha por la igualdad

Esta historia nos lleva al sur de Estados Unidos, en la década de los cincuenta. …

Deja una respuesta